Portada » Lecturas Cortas

Lecturas Cortas

Las lecturas cortas se caracterizan por ser la lectura de una serie de textos realmente cortos. La mayoría de las veces este tipo de textos no pasan los tres párrafos. Estas lecturas tan cortas suelen ser sustanciosas y cuentan con un mensaje que se puede entender con claridad a pesar de ser tan resumido.

▷ Lectura cortas para niños

Este tipo de lecturas cortas son especialmente ideales para niños pequeños, específicamente para aquellos que se encuentran en proceso de aprender a leer. La práctica es lo que les permitirá a los niños aumentar su capacidad y compresión lectora. Pero, precisamente por estar comenzando a leer, no es recomendable darles textos largos y tediosos.

Es por ello que existen los textos o cuentos cortos con los cuales los niños pueden practicar la lectura corta. De ese modo, poco a poco, irán mejorando en el acto de la lectura y, a medida que avancen, podrán leer textos que sean más largos.

Niños leyendo un libro corto

Pero, mientras tanto, es fundamental que vayan aprendiendo de a poco y por ello son de tanta ayuda las lecturas cortas. Historias para realizar este tipo de lecturas las hay por montón. Sin embargo, existen algunas que son las más conocidas de todas y a continuación te dejamos algunas de ellas para que tu pequeño pueda practicar la lectura fácilmente.

▷ Ejemplos de lectura corta

Os mostramos algunos ejemplos de lectura corta, perfectos para contar a los niños y niñas pequeñas antes de dormir.

✔ El dragón Miguel

Una vez nació un dragón pequeño, delgado y amarillo;  llamado Miguel. Al crecer, el pequeño dragón  intentó expulsar fuego por su boca, pero no lo consiguió.  Únicamente echaba humo de color gris.

Su padre, un dragón grande, fuerte y de color verde le dijo:

– Ahora no puedes, pero si practicas durante días seguro que lo logras.

El dragón amarillo practicó durante semanas dos horas diarias hasta que consiguió expulsar grandes llamaradas. Al verlo, el rey le contrató para encender todas las antorchas del castillo.

✔ El tesoro

Pedro y Ángel siempre juegan juntos. A ellos les encanta jugar al fútbol, pero les gusta mucho más jugar a que son piratas. Un día, los dos chicos se encontraron con un mapa del tesoro. Se pusieron muy contentos y salieron rápido a por el tesoro. Cuando lo encontraron, no se lo podían creer: ¡eran solo monedas de chocolate!

✔ El mono Tito

Tito no es un mono cualquiera. A Tito no le gusta trepar por los árboles y odia comer plátanos. Él prefiere pasear por el bosque, oler las flores y recoger las nueces que se caen de los árboles.

Siempre va cargado con una cesta hecha con ramitas y cuando tiene más de treinta nueces, elabora una deliciosa tarta de frutos secos y mermelada de mango. Como Tito es generoso, comparte el postre con sus amigos la ardilla y el puercoespín.