Portada » Blog » Los Mejores Cuentos para Dormir Infantiles

Actualizado: 27/11/2023

Tiempo de lectura: 9 min.

Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram Compartir por correo electrónico Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Los Mejores Cuentos para Dormir Infantiles

Durante años, muchas personas han decidido seguir la costumbre de leer para dormir. Bien sea un capítulo de alguna novela o un cuento para ir a la cama. En especial para los niños en etapa de desarrollo.

Si te interesa comenzar a tener este hábito de forma personal o realizarlo con tu hijo, entonces debes conocer más sobre esto. Aquí te hablamos un poco de todo, desde los beneficios de las lecturas antes de dormir, hasta los mejores cuentos para dormir.

Cuáles son los mejores cuentos para dormir

Leer cuentos antes de acostarse a dormir no tiene porqué ser una actividad para niños obligatoriamente. Es algo a lo que también pueden recurrir los adultos para relajarse en la noche.

cuento cortos para ninos para dormir

Así que, si te interesa leer cuentos cortos antes de recostarte en la noche, algunos de los mejores son:

El fantasma provechoso

Este cuento de Daniel Defoe nos permitirá conocer de primera mano el valor de habilidades como la astucia y la inteligencia. Además de que nos permite conocer porque ser codicioso puede traer cosas malas a nuestra vida.

La mariposa blanca

Si eres una persona que se va más por todas aquellas historias de amor, La mariposa blanca es un cuento que te hará dormir muy feliz.

Se trata de un cuento centrado en una preciosa historia de amor, que es tan pura, que trasciende en el tiempo como ninguna otra.

El paisajista

Ahora bien, si eres de ese tipo de lectores que busca narraciones que oculten sus mensajes y que te hagan pensar, entonces debes leer El paisajista. Luego de que reflexiones sobre el cuento, entenderás muchos aspectos importantes de la vida.

Hace muchos muchísimos años, vivió en China
un pintor de gran talento.

Un día fue llamado a palacio por el emperador.

El emperador había oído hablar de una lejana
y desconocida provincia y quería saber cómo era…

Así que pidió al pintor que fuese hasta allí para pintar
todo lo que viera.

El pintor viajó durante largo tiempo. Recorrió
la provincia y contempló paisajes maravillosos.

Pero, cuando regresó a la capital, donde el emperador
vivía, no trajo cuadro alguno. Ni siquiera un simple
boceto.

El emperador, que no entendía nada, se enfadó
muchísimo. Y le amenazó con encerrarle en una torre
de la muralla que rodeaba el palacio.

Entonces, el pintor pidió que le dejasen pintar
en una de las paredes del palacio. Y comenzó a
dibujar todo lo que había visto durante su viaje…

Sobre la pared dibujó pueblos, ríos, montañas
y valles…

Cuando terminó, se lo mostró al emperador y a sus
ayudantes. Todos se quedaron maravillados
por la belleza de aquellos paisajes.

Pero, de pronto, el pintor se acercó lentamente a uno
de los caminos que había dibujado…

Parecía que, poco a poco, se iba adentrando en aquel
sendero que llevaba hasta una montaña cubierta
de nieve.

Pronto, una curva del camino ocultó al pintor
a los ojos de todos.

Y, en un instante, el paisaje comenzó a desaparecer
hasta que solo quedó la inmensa pared desnuda.
El pintor había logrado escapar del castigo del
emperador.

El espejo chino

Otro cuento que sin duda alguna te hará reflexionar mucho sobre la vida es El espejo chino. Si tienes dudas sobre cómo las personas te ven a ti o cómo te ves a ti mismo, este cuento te será de mucha ayuda.

Un campesino chino se fue a la ciudad para vender la cosecha de arroz y su mujer le pidió que no se olvidase de traerle un peine.

Después de vender su arroz en la ciudad, el campesino se reunió con unos compañeros, y bebieron y lo celebraron largamente.

Después, un poco confuso, en el momento de regresar, se acordó de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo podía recordar.

Entonces compró en una tienda para mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Y regresó al pueblo.

Entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar sus campos. La mujer se miró en el espejo y comenzó a llorar desconsoladamente.

La madre le preguntó la razón de aquellas lágrimas.

La mujer le dio el espejo y le dijo:

-Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa.

La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:

-No tienes de qué preocuparte, es una vieja.

El ciervo escondido

Para finalizar recomendamos la lectura de El ciervo escondido. Se trata de un cuento ideal para antes de dormir, ya que en su historia nos encontramos con una serie de situaciones que nos enseñan a diferenciar cuándo estamos soñando y cuándo estamos despiertos realmente.

Los mejores cuentos para dormir infantiles

Ahora bien, si lo que buscas son cuentos infantiles para dormir para leer con tu pequeño, sin duda las opciones son muy variadas. Ya que cuentos de este estilo los hay por montón y llevan siendo leídos desde hace muchos siglos.

Por lo tanto, si te interesa conocer cuáles son los mejores cuentos para dormir infantiles, a continuación, te dejamos algunas recomendaciones:

La bella durmiente

Nada mejor que un cuento para dormir, que trata sobre una princesa que tuvo que dormir por 100 años seguidos. La historia de La bella durmiente, gracias a esto, se ha convertido en una de las más leídas en las horas de la noche.

La tortuga y la liebre

Si quieres dejarle una buena moraleja a tu hijo antes de dormir, puedes recurrir a La tortuga y la liebre. Una historia con la que aprenderá a tener disciplina antes de actuar sin cuidado y burlándose de otros.

Fábula de la liebre y la tortuga

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era la más veloz y se burlaba de ello ante la lentitud de la tortuga.

¡Eh, tortuga, no corras tanto que nunca vas a llegar a tu meta!

Decía la liebre riéndose de la tortuga.

Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

Estoy segura de poder ganarte una carrera.

¿A mí? Preguntó asombrada la liebre.

Sí, sí, a ti, dijo la tortuga. Pongamos nuestras apuestas y veamos quién gana la carrera.

La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta.

Así que todos los animales se reunieron para presenciar la carrera.

El búho señaló los puntos de partida y de llegada, y sin más preámbulos comenzó la carrera en medio de la incredulidad de los asistentes.

Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre dejó coger ventaja a la tortuga y se quedó haciendo burla de ella. Luego, empezó a correr velozmente y sobrepasó a la tortuga que caminaba despacio, pero sin parar.

Solamente se detuvo a mitad del camino ante un prado verde y frondoso,
donde se dispuso a descansar antes de concluir la carrera.

Allí se quedó dormida, mientras la tortuga siguió caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin detenerse.

Cuando la liebre se despertó, vio con pavor que la tortuga se encontraba a una corta distancia de la meta.

En un sobresalto, salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!

Ese día la liebre aprendió, en medio de una gran humillación, que no hay que burlarse jamás de los demás.

También aprendió que el exceso de confianza es un obstáculo para alcanzar nuestros
objetivos. Y que nadie, absolutamente nadie, es mejor que nadie.

El león y el ratón

Este sin duda es uno de los cuentos favoritos de muchos. Una historia en la que se demuestra que no hay que menospreciar a los demás. Ya que, por muy chiquitos que sean, podrán enfrentarse a todo y sernos de ayuda cuando menos lo esperamos.

La gallinita roja

Otra gran historia con la que le podrás enseñar a cualquier niño el valor del trabajo y la colaboración, es La gallinita roja. Un cuento bastante corto que le ayudará a reflexionar y a dormir plácidamente.

Había una vez una gallina roja llamada Marcelina, que vivía en una granja rodeada de muchos animales.

En el establo vivían las vacas y los caballos; los cerdos tenían su propia cochiquera.

Había hasta un estanque con patos y un corral con muchas gallinas. También había en la granja una familia de granjeros que cuidaba a todos los animales.

Un día la gallina roja, escarbando en la tierra, encontró un grano de trigo.

Pensó que si lo sembraba crecería y después podría hacer pan para ella y
todos sus amigos.

  • ¿Quién me ayudará a sembrar el trigo? Les preguntó.
  • Yo no, dijo el pato.
  • Yo no, dijo el gato
  • Yo no, dijo el perro
  • Muy bien, lo sembraré yo, dijo la gallinita.

Y así, Marcelina sembró sola su grano de trigo con mucho cuidado. Abrió un agujero en la tierra y lo tapó.

Al cabo de un tiempo el trigo creció y maduró convirtiéndose en una bonita planta.

  • ¿Quién me ayudará a segar el trigo? Preguntó la gallinita roja.
  • Yo no, dijo el pato.
  • Yo no, dijo el gato
  • Yo no, dijo el perro
  • Muy bien, si no me quieran ayudar, lo segaré yo, exclamó Marcelina.

Y la gallinita, con mucho esfuerzo, segó sola el trigo. Tuvo que cortar con su piquito uno a uno todos los tallos.

Cuando acabó, muy cansada les habló a sus compañeros:

  • ¿Quién me ayudará a trillar el trigo?
  • Yo no, dijo el pato.
  • Yo no, dijo el gato
  • Yo no, dijo el perro
  • Muy bien, lo segaré trillaré yo.

Estaba muy enfadada con los otros animales, así que se puso ella sola a trillar.

Lo trituró con paciencia hasta que logro separar el grano de la paja, cuando acabó volvió a preguntar:

  • ¿Quién me ayudará a llevar el trigo al molino para convertirlo en harina?
  • Yo no, dijo el pato.
  • Yo no, dijo el gato
  • Yo no, dijo el perro
  • Muy bien, lo llevaré y lo amasaré yo, contesto Marcelina.


Y con la harina hizo una hermosa y jugosa barra de pan. Cuando la tuvo terminada muy tranquilamente preguntó:

  • Y ahora, ¿quién comerá la barra de pan? Preguntó la gallina roja.
  • Yo yo, dijo el pato.
  • Yo yo, dijo el gato
  • Yo yo, dijo el perro
  • ¡Pues no la comerán ninguno de ustedes! Contestó Marcelina. Me la comeré
  • con todos mis hijos. Y así lo hizo. Llamo a sus pollitos y la compartió con ellos.

Tío Tigre y Tío Conejo

Para cerrar nuestra lista de los mejores cuentos infantiles para dormir, debemos hacer mención de un gran clásico: Tío Tigre y Tío Conejo.

Este cuento, por muy corto que sea, encierra una gran moraleja que será sencilla de entender. Siempre será mejor optar por ser astuto e inteligente, que ser fuerte.

▷ ¿Por qué debes leer antes de dormir?

Desarrollar el hábito de leer en las horas nocturnas antes de acostarte, es algo que te puede traer amplios beneficios. Tanto si eres un amante empedernido de la lectura, como si apenas están comenzando a leer con frecuencia.

Leer cualquier tipo de texto en la noche te permite relajarte y reducir los niveles de estrés que puedas tener. Ya que tu mente se ve obligada a centrarse solamente en la historia que estás leyendo.

Además, podrás disfrutar de otras ventajas tales como la potenciación de la creatividad y el mejoramiento de la memoria.

En lo que respecta a la lectura de cuentos para dormir para niños, estos también harán que se relajan y quieran dormir con tranquilidad. Pero, además de esto, podrás comenzar a desarrollar un hábito positivo que les permitirá mejorar sus destrezas de lectoescritura.

Con cualquiera de estos cuentos lograrás que tu hijo pase un momento agradable antes de dormir. Así que puedes leerle uno por cada noche y luego buscar muchos más para seguir con este hábito tan beneficioso a nivel intelectual.

Otros artículos del blog recomendados para ti:

No encontraste la información que buscabas. ¡No te desanimes!

Deja un comentario

Autor de la Web

F. José autor de reportedelectura.org

F. José

Soy amante de la lectura y de los libros, me encanta leer y es mi afición favorita.

linkedind Saber más...