Portada » Blog » Cuentos de miedo » El Misterio en la Mansión Embrujada

Actualizado: 04/10/2023

Tiempo de lectura: 5 min.

Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram Compartir por correo electrónico Compartir en Facebook Compartir en Twitter

El Misterio en la Mansión Embrujada

cuento de miedo el misterio en la mansion embrujada

Había una vez en un pequeño pueblo llamado Villa Escondida, un grupo de amigos muy valientes: Sofía, Pablo, Marta y Lucas. Les encantaba explorar y aventurarse en lugares misteriosos. Un día, mientras paseaban por el bosque, escucharon un rumor que les erizó los cabellos: la Mansión Embrujada.

La Mansión Embrujada era una vieja casa de aspecto tenebroso que se erguía en lo alto de una colina, rodeada de árboles retorcidos y espesos arbustos. Dicen que estaba habitada por fantasmas y criaturas horripilantes. Los adultos del pueblo hablaban de susurros escalofriantes y luces que parpadeaban en las ventanas de la mansión durante la noche. Pero a los cuatro amigos no les asustaba nada. Decidieron que sería emocionante explorar la mansión y descubrir si los rumores eran ciertos.

Una tarde soleada, Sofía, Pablo, Marta y Lucas se reunieron en el pie de la colina que conducía a la Mansión Embrujada. Tenían linternas, bolsas de merienda y mucha valentía. Comenzaron a subir la colina, y cada paso que daban aumentaba su emoción y curiosidad.

Cuando llegaron a la puerta de la mansión, notaron que estaba entreabierta, como si alguien los estuviera esperando. Intercambiaron miradas de sorpresa y coraje, y luego, con mucho cuidado, empujaron la puerta y entraron.

Dentro, la mansión estaba oscura y polvorienta. Arañas gigantes tejían sus telarañas en las esquinas, y el aire olía a humedad. El grupo avanzó con sus linternas en mano, iluminando los oscuros pasillos. Cada crujido de madera y sombra en movimiento los ponía más alerta.

De repente, escucharon un ruido proveniente del piso de arriba. Era como si alguien o algo estuviera caminando. Marta apretó la mano de Pablo, y Sofía miró a Lucas con ojos asustados. A pesar del miedo, decidieron seguir adelante y descubrir el misterio detrás de ese ruido.

Subieron lentamente las escaleras, con los corazones latiendo a toda velocidad. Al llegar al pasillo del primer piso, vieron una puerta entreabierta. Se acercaron sigilosamente y, al empujar la puerta, encontraron una habitación que parecía un antiguo salón de baile.

El salón estaba decorado con elegancia, pero algo extraño atrapó la atención de los amigos: un piano antiguo en el centro de la habitación que tocaba solo. Las teclas se movían por sí solas, y una melodía triste llenaba el aire. No había nadie más en la habitación, lo que hizo que el misterio fuera aún más espeluznante.

el misterio en la mansion embrujada cuento miedo

Pablo, quien siempre había querido aprender a tocar el piano, se acercó al instrumento. «Deberíamos intentar detenerlo», sugirió. Con manos temblorosas, tocó las teclas del piano, y la música cesó de inmediato. Los cuatro amigos se miraron, asombrados.

De repente, la temperatura en la habitación comenzó a bajar rápidamente, y pudieron ver sus propios alientos en el aire. Las luces de sus linternas empezaron a parpadear, y un escalofrío recorrió sus espinas dorsales. Se dieron la vuelta y vieron que la puerta por la que habían entrado se había cerrado sola. Estaban atrapados en la habitación.

Mientras buscaban una salida, escucharon una voz susurrante que parecía provenir de todas partes a la vez. Decía: «No deberían haber entrado aquí, ahora son parte de la maldición de la Mansión Embrujada». Los cuatro amigos se abrazaron asustados, sin saber qué hacer.

La habitación se llenó de sombras inquietantes que comenzaron a tomar forma. Aparecieron figuras fantasmales y espectrales que se movían alrededor de ellos. Parecían susurros en la oscuridad. Sofía, la más valiente del grupo, habló con voz temblorosa: «¿Quién eres y qué quieres?»

Una de las figuras se adelantó, su rostro parcialmente visible bajo un sombrero de copa. Respondió: «Soy el espíritu del pianista de esta mansión, atrapado aquí por la eternidad. Necesito su ayuda para liberar mi alma y poner fin a la maldición de esta casa».

Los amigos escucharon atentamente la historia del pianista. Hace muchos años, había vivido en la mansión y había tocado el piano para la alta sociedad del pueblo. Pero un día, mientras interpretaba una melodía especial para su amada, ocurrió un trágico accidente y él murió. Desde entonces, su espíritu había estado atrapado en la mansión, tocando el piano sin cesar.

El espíritu les dijo que, para liberarlo, necesitaban encontrar una partitura especial que él había compuesto en vida. La partitura estaba escondida en la biblioteca de la mansión, un lugar al que rara vez se aventuraban los visitantes debido a su reputación de estar encantada.

A pesar de su miedo, los amigos sabían que debían ayudar al pianista. Con las linternas aún parpadeando, se dirigieron a la biblioteca en busca de la partitura. La biblioteca era un lugar oscuro y repleto de libros antiguos y polvorientos. Marta encontró un antiguo libro en una estantería y comenzó a hojearlo. Cuando lo abrió, una corriente de aire frío sopló desde las páginas y formó palabras en el aire. Decían: «La partitura está en el cajón del escritorio del pianista».

Los amigos buscaron el escritorio y, en efecto, encontraron un cajón cerrado con llave. Marta, la más hábil con las cerraduras, logró abrirlo. Allí, en su interior, encontraron una partitura amarillenta con notas musicales escritas a mano. Era la obra maestra del pianista.

Llevando la partitura de regreso al salón de baile, el espíritu del pianista les agradeció con lágrimas en los ojos. Colocaron la partitura en el atril del piano, y el espíritu comenzó a tocar con pasión. La música llenó la habitación, pero esta vez era alegre y hermosa. La mansión tembló y se sacudió, como si estuviera liberando años de tristeza y oscuridad.

Finalmente, la melodía llegó a su clímax y, con un resplandor de luz, el espíritu del pianista desapareció. La temperatura volvió a la normalidad, y las linternas dejaron de parpadear. La puerta de la habitación se abrió de par en par, revelando un pasillo iluminado por la luz del sol.

Los amigos corrieron hacia la salida, sintiéndose aliviados y felices de haber ayudado al pianista a encontrar la paz. Al llegar al pie de la colina, miraron hacia atrás y vieron que la Mansión Embrujada ya no parecía tan tenebrosa. La maldición había sido levantada, y la casa ahora parecía un lugar tranquilo y en paz.

Desde ese día, la historia de Sofía, Pablo, Marta y Lucas se convirtió en una leyenda en Villa Escondida. Los niños del pueblo ya no tenían miedo de la Mansión Embrujada y, en su lugar, la visitaban para disfrutar de la música del pianista que había encontrado la paz en la melodía de su propia composición.

Y así, los cuatro amigos descubrieron que a veces, lo que parece aterrador a primera vista puede esconder una historia de amor y redención. La valentía y la compasión siempre triunfan sobre el miedo, y Villa Escondida nunca volvería a ser el mismo gracias a la aventura en la Mansión Embrujada.

Más cuentos para leer a los más jóvenes

cuentos cortos de miedo valiene samuel y el pez encantado
cuentos cortos de miedo la abuela elara guardian del bosque
cuentos cortos de miedo la noche en el bosque encantado
cuentos cortos de miedo los zorros del alcantarillado
cuentos cortos de miedo la bruja del bosque y el pajaro valiente
cuentos cortos de miedo los piratas de la niebla eterna

No encontraste la información que buscabas. ¡No te desanimes!

Deja un comentario

Autor de la Web

F. José autor de reportedelectura.org

F. José

Soy amante de la lectura y de los libros, me encanta leer y es mi afición favorita.

linkedind Saber más...