Portada » Blog » Cuentos de miedo » El Bosque Susurrante

Actualizado: 25/04/2024

Tiempo de lectura: 2 min.

Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram Compartir por correo electrónico Compartir en Facebook Compartir en Twitter

El Bosque Susurrante

cuento de miedo el bosque susurrante

Elia siempre había sido una niña curiosa. Cada vez que su abuelo Edgar le contaba historias sobre el Bosque Susurrante, sus ojos se iluminaban con asombro y maravilla. Según las leyendas, los árboles en ese bosque podían hablar, y sus voces llevaban secretos de tiempos antiguos.

Una tarde, después de escuchar una de las historias de su abuelo, Elia decidió que quería descubrir los misterios del bosque por sí misma. Se puso sus botas, tomó una pequeña mochila y se adentró en el espeso bosque que se encontraba detrás de su casa.

Al principio, todo parecía normal. Los pájaros cantaban, el viento soplaba suavemente y las hojas crujían bajo sus pies. Pero a medida que se adentraba más y más, comenzó a escuchar susurros. Eran voces suaves y etéreas que parecían venir de todas direcciones.

Siguiendo los susurros, Elia llegó a un claro donde un gran roble se alzaba majestuosamente. Sus hojas susurraban más fuerte que las demás, y Elia sintió una atracción irracional hacia él. Al acercarse, pudo escuchar claramente lo que decía: «Busca en mis raíces, allí encontrarás lo que buscas».

Con cuidado, Elia comenzó a excavar en la base del roble. Después de unos minutos, encontró una pequeña caja de madera tallada. Al abrirla, descubrió un collar de oro con un colgante en forma de hoja. Era hermoso y parecía emitir una luz propia.

Sin embargo, al tomarlo, los susurros se convirtieron en gritos. Los árboles alrededor comenzaron a moverse, sus ramas se estiraban hacia ella como si quisieran atraparla. Asustada, Elia comenzó a correr, pero cada vez que creía haber encontrado una salida, se encontraba de nuevo en el mismo claro con el roble.

Justo cuando pensaba que todo estaba perdido, escuchó una voz familiar. Era su abuelo Edgar, quien había venido a buscarla al darse cuenta de su ausencia. Con una voz firme, le pidió al roble que liberara a Elia y prometió devolver el collar.

El bosque volvió a su estado normal, y los susurros se calmaron. Abuelo Edgar tomó a Elia de la mano y juntos regresaron a casa. Mientras caminaban, Edgar le explicó que el collar pertenecía a los guardianes del bosque y que tomarlo había roto el equilibrio.

Esa noche, sentados junto al fuego, Edgar le contó a Elia más historias sobre el Bosque Susurrante, pero esta vez, con una advertencia sobre los peligros de la curiosidad sin límites. Elia, con el susto aún en su rostro, prometió nunca más adentrarse en el bosque sin su abuelo.

Con el tiempo, la aventura de Elia en el Bosque Susurrante se convirtió en otra de las historias que Edgar contaba a los niños del pueblo, recordándoles siempre la importancia de respetar la naturaleza y sus secretos.

Más cuentos para leer a los más jóvenes

cuentos cortos de miedo la bruja del bosque y el pajaro valiente
cuentos cortos de miedo el misterio en la mansion embrujada
cuentos cortos de miedo el relojero del tiempo
cuentos cortos de miedo el carrusel encantado
cuentos cortos de miedo los zorros del alcantarillado
cuentos cortos de miedo la biblioteca de las sombras

No encontraste la información que buscabas. ¡No te desanimes!

Deja un comentario

Autor de la Web

F. José autor de reportedelectura.org

F. José

Soy amante de la lectura y de los libros, me encanta leer y es mi afición favorita.

linkedind Saber más...